Esta búsqueda infructuosa pone a Choco muy triste, por lo que comienza a llorar y a conversar consigo mismo.  La señora oso lo escucha y lo acoge en sus brazos, le explica que ella podría ser su mamá. Choco acepta y conoce a los otros hijos de la señora oso: un cocodrilo, un hipopótamo y un cerdito. Ahora todos forman una hermosa familia.

Joomla SEF URLs by Artio