De la misma forma, la Palabra de Dios se mantiene en medio de un mundo que está dominado por el maligno, y tiene la capacidad de extenderse y dar buen fruto a pesar de cualquier circunstancia o adversidad. Nosotros, tal como lo dice Mateo 28, tenemos el mandato de llevar esa Palabra, y debemos empezar por nuestra familia (Salmo 78: 1-7).

Video de la enseñanza:

Material adicional:

Joomla SEF URLs by Artio